Nikola Tesla, una luz en la sombra de la ciencia

Si sale a la calle y empieza a preguntar a la gente sobre la figura de Nikola Tesla, apenas unas pocas personas sabrán decirle quien era y lo que hizo en su vida.

Nikola Tesla nació el 10 de julio de 1856 en un pequeño pueblo llamado Smiljan (Croacia). Su padre fue un sacerdote ortodoxo. Estudió en Graz, Viena y París. El físico serbio trabajó desde 1884 como asistente de Thomas Edison. Más tarde creó su propio laboratorio en Nueva York. Este científico poseía brillantes cualidades como una gran memoria fotográfica, un genio inventivo, el don de visualizar con tal nitidez que no tiene necesidad de maquetas, ni de dibujos. En 1891 patentó lo que un día podría convertirse en su más famosa invención: la base para la transmisión inalámbrica de corriente eléctrica, conocido como la Bobina Transformadora Tesla.

La rivalidad entre Edison y Tesla es posiblemente la mayor confrontación que ha existido en el campo de la ciencia y fue denominada “La guerra de las corrientes”, donde Edison defendía el uso de la corriente continua y Tesla el de la corriente alterna. Finalmente la corriente alterna se impuso y es la que hoy encontramos en portátiles, smartphones, luces LED e incluso muchos motores eléctrico.

El mayor proyecto que Nikola Tesla trató de llevar a cabo fue la Torre Wardenclyffe,  fue una torre-antena que tendría el objetivo de transmitir energía de manera eficaz y gratuita a largas distancias. Desgraciadamente la construcción de la torre nunca pudo terminarse debido a la falta de financiación. Actualmente dos científicos rusos, Leonid Plekhanov y Sergey Plekhanov, tienen la intención de retomar la Torre Wardenclyffe pero están volviendo a encontrarse problemas con la financiación que necesitan.

La figura de Tesla en nuestros días es desconocida pero él posee más de 700 patentes entre las que podemos destacar: la corriente alterna, la radio (invento atribuido a Guillermo Marconi y por el que recibió el Premio Nobel aunque él no inventó la radio solo la comercializó), el aeroplano de  aterrizaje y despeje vertical, el control remoto y la lámpara fluorescente.

En el Espacio Telefónica de Madrid se celebra estos días una exposición dedicada a Nikola Tesla. Abierta hasta el 15 de febrero donde la entrada es gratuita y cualquiera puede conocer más a fondo la vida del brillante inventor que ha sido olvidado por tantos.

Esta entrada fue publicada en Física y Química. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>