¿Estamos solos en el universo?

Todos nos hemos preguntado alguna vez: ¿Existe vida fuera de la Tierra? Para algunos, como los religiosos, la respuesta es sencilla: No. Sin embargo, cada vez hay más especulaciones y rumores sobre una posible vida extraterrestre, y las pruebas parecen claras, aunque de momento no se ha demostrado nada. El universo está conformado por una cantidad tan grande de planetas que es imposible hacer una estimación, por lo tanto resulta impensable que algo tan valioso como la vida solo haya aparecido en un planeta tan pequeño como la Tierra. La astrobiología se encarga de estudiar la posibilidad de vida fuera de nuestro planeta.

Todo comenzó con el descubrimiento del meteorito de origen marciano ALH84001, que contenía en su interior unas estructuras microscópicas que recordaban a las bacterias terrestres. En seguida comenzó la polémica y muchas teorías han surgido, como la panspermia, que dice que el origen de la vida en la Tierra llegó a través del espacio, en forma bacteriana, superando muchas dificultades como el viaje interplanetario, por lo que sería un organismo extremófilo. En seguida se empezó a estudiar a organismos extremófilos terrestres, principalmente las cianobacterias, capaces de vivir en lugares extremadamente calientes y extremadamente fríos. El tartígrado, un pequeño animal, fue descubierto en el exterior de un cohete enviado al espacio, por lo que es capaz de sobrevivir en él. En 2004 se avivó la investigación en Marte al descubrir metano sobre la superficie, lo que podría ser una señal de actividad bacteriana. Recientemente se han descubierto muchos planetas que están en la “zona óptima´´, es decir, que la vida sería posible, además de posibilidad de contener océanos. En Europa, un satélite de Júpiter, se descubrió tener un océano bajo su superficie y Titán, otro de Saturno, contiene moléculas orgánicas. A pesar de todo esto, aún no se tienen evidencias claras de vida extraterrestre, puesto que todas estas pruebas no confirman presencia de vida.

En un intento de contactar con vida inteligente, se enviaron en dos ocasiones, una en la sonda Voyager y otra en la sonda Pioneer, mensajes de nuestra posición, aspecto, incluso de los materiales que conforman la Tierra. Para Stephen Hawking estos mensajes enviados fueron un error, puesto que si su intención, si es que existen, es la de acabar con nosotros sabrían cómo hacerlo. En 1977 se recibió una señal de 72 segundos de origen desconocido, llamada “señal Wow!´´, la cual se especula que puede haber sido enviada por una civilización inteligente. La secuencia de la señal fue: 6EQUJ5. Aún así, de momento no podemos confirmar ninguna postura, aunque hay tantas posibilidades de vida en otros planetas que parece lo más probable. No sorprendería un descubrimiento de esta vida.

Sergio Hernández, Francisco Javier Manzano y José Lago.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>